Para mí, este primer post, es una bienvenida. La bienvenida a ti y a una nueva etapa que acaba de empezar. Nueva, pero que esperaba desde hacía mucho tiempo. Y es que Makö se ha cocinado a fuego lento.
Ha pasado por diferentes etapas hasta conseguir una relación coherente entre valores, filosofía y estos maravillosos productos. Porque eso es lo que quiero. Ser coherente contigo. ¿Para que mostrar algo que no es real? Con lo bonito que es compartir desde dentro. Desde lo que sentimos. Pues bien, antes de empezar a caminar juntas, quiero que sepas cuál es la casilla de salida y que la forma. Vamos, para que me entiendas de qué va todo esto.
El inicio tuvo lugar cuando me cambié a la cosmética natural. Digo me cambié, porque cuando empecé ya no pude parar. Ya no había marcha atrás.
Mi amor por la naturaleza y lo que me hace sentir, facilitó todo mucho. La naturaleza…(suspiro), como cuando vas a una de esas playas nudistas… que sensación de libertad. ¿Lo has probado?
Bueno, al lío. La experiencia es muy placentera y, como lo que quiero es darme placer, ¡Pues cumplo con ello! En el proceso, solo pensaba en una cosa. Makö tenía que estar acorde con lo que le pido a una marca cosmética. Porque, eso mismo, es lo que quiero ofrecerte. ¡No me puedo quedar corta!
Todo eso lo forman seis pasos:

  • Que sea una experiencia sensorial. Texturas, olores, rutinas, sensaciones… Como te decía. Placer, mucho placer.
  • Amor por aquí y amor por allá. Hablo del amor propio, por supuesto. ¡Self-Love para todas!
  • Ingredientes a la altura. No solo pensaba en la idea de ser natural, sino que el porcentaje de ingredientes ecológicos tenía que ser alto. Es un estilo de vida y tenía que cumplir con el.
  • Compromiso con nuestros queridos animales. Además de vegano, la función de cruelty free es vital. Y hasta de una forma indirecta. Por ejemplo, ¡Prohibido el paso a la aceite de palma!
  • Materiales, punto clave. Evitar los plásticos se puede convertir en un verdadero dolor de cabeza. Pero algo se puede hacer. Y todo esfuerzo tiene su recompensa. Usar materiales que sean 100% reciclables como el aluminio, cristal, papel reciclado o incluso el plástico Pet. Que se encuentra dentro de este grupo. Si vamos cambiando poco a poco hábitos, como es el acto de reciclar, genial. Hay otros componentes del packaging que cumplen esa función. Pero mujer, tendrás que descubrirlo. Te tengo preparada alguna que otra sorpresa. ¡Qué nervios!
  • Y no puedo acabar este post sin deciros que las propiedades de los ingredientes pueden cambiar tanto sus propiedades al ponerlos en envases que no son adecuados… eso hay que cuidarlo porque son tan maravillosas que tienen que llegar a tu piel y cabello de la forma más óptima.

Bueno, aquí en confianza. Voy a ser un poco mala y me voy a guardar cosas para ir contándote poco a poco. ¿Qué sentido tiene “largar” más de la cuenta? Tranquila. Quiero que lo conozcas todo todito. Y te lo voy a contar. Pero antes de irme, ¿Te sientes identificada con lo que te he explicado? ¿Todas las partes son importantes para ti también? Espero que así sea. Porque ha sido pensada especialmente para ti y para complacerte. Cualquier cosa que quieras comentar, ¡Házmelo saber! Me encantará leerte.
Como siempre, con mucho love,
Lisette

Compartir con:


Comentario (2)

Comentarios deshabitados.