MAKÖ WOMAN

sin ... LÍMITES con ... SENSACIONES

sin ... TABÚES con ... PLACER

con ... EMPODERAMIENTO

sin ... DEBILIDAD con ... CONFIANZA

sin ... MIEDO con ... LIBERTAD

Esta es la historia de Makö.
Puede ser también tu historia.

Regresar a los orígenes, momento en que todo era puro, natural y emotivo.  Vuelta a las raíces, a la inocencia, sentirse libre, salvaje, dejarse llevar sin aprendizajes tóxicos. Sensación de Bienestar que conecta tu interior con tu exterior, amando la naturaleza, respetándola y contribuyendo a su conservación. Volver a ese punto de partida, vivir de forma consciente, disfrutar de las cosas simples y volver a ser una misma,  Makö niña de la verdad.

Queremos darle vida a nuestros sentidos a través del tacto, con rituales de belleza que van a provocar que nuestra piel recupere la firmeza y suavidad que un día tuvo.

El buen uso de cosméticos naturales,  aplicar rutinas de limpieza diaria, mantener una buena alimentación antioxidante, protegerte de los rayos solares, pueden frenar el envejecimiento de nuestra piel y hacer de barrera protectora frente a los temidos agentes externos.

Los agentes externos,  no han pasado desapercibidos y casi sin darnos cuenta a diario pasan lista y se aseguran su continuidad incidiendo de una forma directa, agresiva y progresivamente contribuyendo al envejecimiento de nuestra piel provocando huellas que son difíciles de borrar.

La radiación solar, daña el ADN de nuestras células. Las personas que no usan foto-protección diaria envejecen más rápido que el resto, además de provocar eritemas, inflamación, quemaduras y problemas de pigmentación.

La falta de sueño provoca bajos niveles de melatonina afectando a su luminosidad. Es importante descansar lo suficiente para que nuestro cuerpo y mente se liberen, nuestros tejidos se regeneren y se reduzcan las impurezas.

La contaminación, cuanto más expuestos estemos a partículas pequeñas de niveles altos de ozono y de dióxido de carbono,  más rápido se acelera el proceso de envejecimiento de nuestra piel, provocando aumento de arrugas, perdida de firmeza, disminuyendo las defensas y los niveles de vitamina E, provocando un aumento de grasa o por el contrario dejándola más seca.

El stress, mostrando una piel más apagada, provocando manchas, rojeces, sequedad, y las temidas arrugas.

El buen uso de cosméticos naturales,  aplicar rutinas de limpieza diaria, mantener una buena alimentación antioxidante, protegerte de los rayos solares, pueden frenar el envejecimiento de nuestra piel y hacer de barrera protectora frente a los temidos agentes externos.