No te das cuenta de la cantidad de cosméticos que tienes en tu estantería del baño, hasta que llega un día en el que decides cambiar tus cosméticos convencionales y pasarte a lo natural. Ya te aviso que o dispones de un buen presupuesto o el cambio hay que hacerlo poco a poco, porque según qué productos naturales quieras añadir a tu neceser pueden no resultar del todo baratos.

¡Pero cuando analizas sus resultados tengo que decirte que la calidad/precio es inmejorable💗!

Cada vez se está extendiendo más la cultura de ir por el camino de lo natural, ecofriendly, comprometidos con el medio ambiente, cuidadosos con los animales, ser sostenibles, y otras causas solidarias, y esto tengo que decir que me encanta, que se amplíe la comunidad de lo natural y seamos más conscientes de lo que nos rodea, que se apueste por este tipo de valores ya que son la sintonía de Makö, y lo mejor de todo es que la cosmética natural funciona.

Factores como la contaminación, el calor, los alérgenos o trastornos del sistema inmunitario provocan que cada día haya más personas que sufren de enfermedades en la piel.

El uso de productos naturales puede ayudarles a reducir los síntomas, se suelen adaptar a todo tipo de piel incluso son beneficiosos para las pieles sensibles ya que este tipo de productos no obstruyen el poro, no suelen tener efectos secundarios, se suelen adaptar muy bien porque tienen más afinidad con nuestra epidermis, reducen el riesgo de irritaciones y calman la piel porque sus ingredientes son parecidos a los del sebo humano.

¡Se puede decir que se mimetizan a la perfección con nuestra piel🌿!

Las reglas son bastante sencillas, a diario hay que lavar e hidratar nuestra piel de la cara y del cuerpo, se pueden hacer infinidad de recetas en casa usando aceites esenciales, fruta, miel, sal, y otros productos naturales que puedes encontrar en tu despensa.

Los beneficios los notarás rápido y es una práctica adictiva y muy entretenida, ¿quién no ha probado hacer la mascarilla de yogur y limón? o con pepino, jugar a hacer mascarillas con el aceite de oliva o de coco poniéndolo en nuestro pelo o rostro y contar los minutos para lavarlo y ver los resultados.

De ahí la importancia de saber los productos que nos ponemos, analizar sus etiquetas antes de comprarlos ya que la piel desempeña funciones muy importantes en nuestro organismo. Debemos aprender a tratarla porque todas las pieles no son iguales, y lo que funciona en una no tiene por qué funcionar en otra.

Cuando busques un producto tómate tu tiempo y asegúrate que tenga efectos beneficiosos en tu cuerpo, piel, incluso en tu mente para que fluya la buena energía.

 La acción más pequeña es mejor que la intención más grande🌎